Colegio Caniguá -

Educación diferenciada

Alumnos de un mismo sexo Foto:Archivo

Cada persona nace hombre o mujer, con ritmos diferentes de maduración personal, de aprendizaje y con distinta sensibilidad, reaccionan ante los estímulos de forma diferente y suelen actuar de modo diverso.

Varón y mujer tienen modos distintos de vivir su idéntica dignidad personal, en consecuencia, la escuela debe facilitar que cada alumno cultive las cualidades propias de su modo de ser.

La atención a la diversidad personal de niños y niñas puede lograrse tanto en la escuela mixta como en la diferenciada; sin embargo, un aula mixta presenta variables emocionales, conductuales y evolutivas mucho más acentuadas y dispares que una aula para alumnos de un mismo sexo.

Los modelos de educación diferenciada o con alumnos de un mismo sexo, suponen un mayor ajuste de la tarea educativa a lo propio de cada uno y a los ritmos de crecimiento de los alumnos o las alumnas. Son modelos educativos con mayor seguridad para alcanzar un trato justo a las características que le son propias por ser hombre o mujer, porque respetan la madurez personal, atienden a las diferencias de constitución, madurez y evolución psicológica de cada alumno.

Es por esto que, si uno de nuestros objetivos primordiales es potenciar las capacidades y habilidades de cada uno de nuestros alumnos, la educación diferenciada es un elemento clave que fundamenta nuestro proyecto educativo.

El modelo de educación diferenciada es implementado con gran éxito en muchos colegios de Estados Unidos, Reino Unido, España, Francia, Alemania, Japón, entre otros. Dando como resultado que cada vez más colegios de todo el mundo estén optando por este modelo educativo por sus probados resultados de alto rendimiento académico, desarrollo social, físico y cultural de sus alumnos.

Para más información se puede visitar: www.diferenciada.org